Amorphis en Bogotá: Una noche de neoclásicos



Otros artículosArtículos relacionados

La segunda visita del grupo no decepcionó.

El 23 de abril en Bogotá, más exactamente en Ozzy Bar, Amorphis ofreció su segundo show en la capital luego de un exitoso debut en mayo de 2016. En aquel entonces el sexteto presentaba su disco “Under The Red Cloud”, en esta oportunidad fue el disco “Queen Of Time” el que lo trajo de gira y lo ha llevado por países como Chile, Bolivia, Brasil, Colombia, El Salvador y Brasil.

Con 29 años de carrera y más de 14 discos publicados, el grupo liderado por Tomi Koivusaari es un clásico del metal europeo de los últimos años y responsable de agregar elementos propios del metal atmosférico y progresivo. En este tiempo, el grupo ha publicado grandes piezas del metal. Discos como “Tales From The Thousand Lakes” (1994), “Elegy” (1996), “Tuonela” (1999), “Eclipse” (2006) o “Silent Waters” (2007), hoy son verdaderos clásicos del metal europeo.

Sin embargo, el álbum que trajo de vuelta a los finlandeses al país fue “Queen Of Time”, publicado el 18 de mayo de 2018. El disco, se llevó prácticamente la mitad del set list del grupo en Ozzy Bar.

Justamente con “The Bee”, primer tema del disco, Amorphis abrió su show en la capital, el cual se extendería por poco menos de una hora y media. Algo corto teniendo en cuenta la trayectoria del grupo y que en su visita anterior tocó cerca de dos horas.

Aún así, los casi 30 años del grupo se sienten con su potencia en vivo. En esta oportunidad dedicaron casi la mitad de su reportorio al disco “Queen Of Time”, tocando seis temas de ese trabajo. Del disco anterior “Under The Red Cloud”, Amorphis presentó los temas “Bad Blood” y “Death Of a King”.

Otros discos que estuvieron presentes durante la noche fueron “Circle”, “Eclipse”, “Skyforger” cada uno con un tema. Los clásicos históricos fueron “Black Winter Day” y “Against Widows”.

El concierto, realizado en Ozzy Bar tuvo una audiencia más “modesta” comparado con el debut del grupo, sin embargo, como plaza, el bar de la avenida Boyacá fue simplemente perfecto.

Un show osado, teniendo en cuenta que los “grandes clásicos” quedaron en segundo lugar para dar protagonismo a la nueva producción… Una apuesta que le funcionó a Amorphis.

Los teloneros

De nuevo Charm Designer mostró su nivel y posición dentro del metal gótico local. Su set fue de primer nivel con un sonido óptimo. El grupo repitió como telonero de Amorphis.

La mención especial es para Majestic XII, una agrupación sin batería ni cuerdas eléctricas. El performance está dado por voz gutural, violín, chelo, teclados y programación. Un grupo del corte black death que “refresca” (su origen es de 1998), la escena local.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

@amorphisband por segunda vez en Bogotá… tremendo concierto! . . #amorphis #DeathOfAKing #video #livemusic #ozzybar #finnishmetal #livemusic

Una publicación compartida de Julian Lopez Cortes (@eljuli_lopez) el