Banda de Turistas: Un grupo joven, entre los grandes del rock argentino

by / febrero 5, 2015 Entrevistas No Comments


Otros artículosArtículos relacionados

Bruno y Tomás, conversaron con Mtres.co en Buenos Aires.

 

Un caluroso día en Buenos Aires. Es verano así que la temperatura ronda los 30 grados, está bien si estás de vacaciones, pero para trabajar y moverse en la ciudad no está tan bueno.

Popart, la disquera más importante de rock argentino está ubicada en el clásico barrio de San Telmo, en el centro de Buenos Aires; allí me di cita con Banda de Turistas, para hacer esta entrevista.

Puntuales, a eso de las 15:00 horas, llegaron Bruno y Tomás, cantante y guitarrista de Banda de Turistas, una de las agrupaciones más importantes de rock en Argentina en la actualidad.

Es una mezcla rara porque son muy jóvenes, no llegan a los 30 años, de hecho, en algún momento me dicen “y viste, es raro porque cuando hablamos con gente de 30 o 40 nos dicen que nuestra música les gusta mucho”. Total, el tema es que estos “pendejos” (manera de decirle a la gente joven en Argentina), tienen influencias muy marcadas en  el rock clásico, particularmente en todo lo que sucedió en 1967: Pink Floyd, The Beatles, Led Zeppelin, The Doors.

En 2014 presentaron “Lo Que Más Querés”, su quinto disco en una carrera que si bien inició en 2006, para Banda de Turistas fue hasta 2008 cuando lanzaron su disco que se marcó un punto claro en el inicio de su camino musical, por eso será ese año y no el entrante, cuando festejarán sus 10 años de historia.

El año entrante Banda de Turistas estará cumpliendo 10 años ¿Piensan hacer algo para celebrarlo?

Tomás: No porque en realidad el primer disco oficial es del 2008. Entonces siempre pensamos en volver a tocar el disco entero como un aniversario de este trabajo que se llama “Mágico Corazón Radiofónico”. Si bien la banda se formó en el 2006 estuvimos grabando bastante tiempo y compusimos un EP instrumental primero y después llegamos a sacar el primer disco.

Qué es lo que se extraña más de esos  primeros años de carrera, comparado con su etapa actual

Bruno: No sé si extrañaríamos algo. Tal vez, cuando se empieza a tocar se arma un mundo de ideales y anhelos que se comienzan a proyectar con la música y de repente ya te das cuenta que estás metido en eso y ya no hay una salida.

Ahora estamos en el negocio de la música, cuando empezamos a tocar no sabíamos que había un negocio detrás y solamente queríamos hacer música. Eso es un poco el tema más pueril y desenfrenado pero que no se pierde, porque cuando uno está en una banda de rock es imposible envejecer. La madurez viene de otra manera y no te pesan lo años sino que se estiran, así que estamos contentos porque el presente es un camino que se inició hace años y nos trajo a lo que somos hoy con giras, discos, y hasta un hit en la radio.

Recién hablaban del negocio de la música. Ustedes llegaron ahí en un momento coyuntural porque en la primera década del 2000 llegó la transformación digital, la manera de monetización ya era otra. ¿Cómo encararon esa transformación?

Tomás: Nacimos con ese cambio así que no tuvimos que cambiar, ya estábamos acomodados al nuevo sistema digital. Nuestro primer disco lo regalamos en MySpace y se podía escuchar entero.

Cambiamos algunas normas, ellos dejaban poner solo tres temas y hablamos con MySpace para poder tenerlo entero. Eso nos abrió puertas porque llegamos a tocar a México, la radio Reactor nos escuchó y empezaron a poner la música en la emisora.

El cantante de Pulp, Jarvis Cocker, nos eligió para abrir un recital en La Trastienda y nos eligió por un video que tuvimos en MySpace.

Era un momento en que solo queríamos llevar todo adelante y no nos enfocamos en el negocio, y capaz que por eso a la banda le empezó a ir bien. Ahora contactamos con el público en Facebook, los discos los vendemos en los recitales, pero más como un souvenir porque la gente no va a la disquería a comprar un disco.

Esa es un poco la nueva manera de entrar en el negocio.

En todo caso el tema sigue cambiando, porque MySpace ya no es lo que era y en cambio aparecen nuevos canales de distribución como  Deezer, Spotify o Youtube. ¿Cómo aprovechan esos nuevos canales?

Tomás: Conocimos a la gente de Spotyfi personalmente y les comentamos algunas inquietudes. Nos gusta la plataforma porque respeta la calidad con la que grabaste el disco y eso está muy bueno. Puedes llevar la música a donde quieras y si bien se paga, no es prohibitivo, es decir, lo puedes pagar.

Además tienes un contador y sabes cómo se comporta la música y los clicks que tenés.

¿Y descubren algo en esas métricas?

Y sí, nos escuchan de todos lados, sobre todo en América Latina. Pasa que hemos viajado también así que la banda a Colombia, Perú, Chile, Uruguay, México y EE.UU así que allí nos escuchan. Lo que está bueno es que descubres que los temas que pegan son distintos en cada país y está bueno aunque no es algo en lo que nos enfocamos.

¿Cómo se dio la relación tan fuerte con México?

Bruno: Fue gracias al tema de MySpace y la Radio Reactor. Nos invitaron al Vive Latino y logramos una mini gira en México y vimos una gran oportunidad porque nos dimos cuenta que la banda podía funcionar en México.

Además, ellos nos vieron como ese eslabón perdido generacional que hubo con bandas como Babasónicos o Soda Stereo. Y así nos volvimos un poco esa promesa del rock nacional que es muy venerado allá.

Así logramos un público, hemos ido once veces, tenemos amigos y plataforma de trabajo, es como nuestro segundo hogar.

¿Cuáles son los planes de 2015 para el disco “Lo que más querés”?

Tomás: Hemos hecho dos videos, el de “Química” y el de “Delivery de Milagros”, un video que está bueno porque es la primera vez que hacemos una buena producción con invitados como Anderson Ballesteros (El Patrón del Mal) y a Adrian Dárgelos (Babásonicos). Hicimos una ficción muy buena.

Estamos buscando sacar un video más y después ya grabaremos un nuevo disco que probablemente estará en 2016 listo.

En mayo estaremos en México y si podemos tocar en Colombia estaría muy bueno, tocamos en el Rock Al Parque y el Alta Voz alguna vez y nos parecieron unos festivales buenísimos.

Hablemos de la colaboración y el trabajo con Mario Caldato Jr.

Bruno: Eso surgió a partir de esa inconsciencia que teníamos cuando empezamos a hacer música. Empezamos a grabar temas y de repente nos dimos cuenta que teníamos material para un disco.

Tomamos la decisión de grabar un disco de verdad. Teníamos, no miedo, pero hay que pasar una barrera para hacer un disco. Podés hacer EP´s, subirlos a la red y decirle a tus amigos que lo escuchen. Pero el disco es un compromiso y ahí nos dimos cuenta que iniciamos una carrera.

Y así grabamos el disco y empezamos a ver las opciones de mezcla. Somos muy fanáticos de Super Fury Animals y de ese sonido, ese mundo de colores que tienen en sus discos; nuestro trabajo podría responder a ese concepto de mezcla.

Nos dimos cuenta que lo hizo Mario Caldato que de hecho también trabajo con Beck. Y le mandamos un mail, le dijimos “somos una banda que acaba de grabar su  primer disco, no tenemos plata y nos encanta tu trabajo”, nos respondió y nos pidió que le enviemos una canción.

Nos contactó de nuevo  y nos dijo que le gustaba la canción “I like the vibe”, nos respondió. Le mandamos el disco entero y lo mezcló. Fue mágico, con un presupuesto bajísimo, éramos chicos de colegio, no teníamos nada.

Tomás: Si, el disco fue grabado de una forma muy casera. Pedíamos los equipos prestados y grabábamos de casa en casa a medida que nos iban echando por las molestias.

Bruno: Nos lo mandó y luego de que lo mezcló. Cuando lo escuchamos no lo podíamos creer, porque era un disco que si bien sabíamos que estaba bueno y que era un buen material, cuando lo recibimos con la mezcla no lo podíamos creer porque parecía algo que no habíamos grabado.

Así tuvimos un disco debut de ese tamaño, y así decidimos empezar de verdad.

De hecho hace poco hablamos con él y nos envió sus palabras de apoyo y nos dijo que éramos de las pocas bandas de verdad.

Me encantaría producir junto con él o mezclar de nuevo. Fue maravilloso.

Julián López Cortés