Death Angel: 35 años de thrash metal

Otros artículosArtículos relacionados

La banda, originaria de San Francisco cerró la jornada en el escenario BIO. Deben regresar.

Una hora nunca es suficiente, menos cuando se trata de una leyenda viva del metal norteamericano. Death Angel se encargó de cerrar uno de los escenarios en el tradicional día del metal.

Su setlist recorrió de una manera corta pero efectiva los 35 años de carrera del grupo, que ahora edita sus discos para el sello Nuclear Blast.

El show inició con una versión más corta del tema “The Ultra Violence” (1987), con lo cual el viaje al pasado fue inevitable; el público volvió a la era dorada del thrash metal californiano. Acto seguido, también de este disco, llegó el tema “Evil Priest”, que mostró cómo la voz de Mark Osegueda está intacta.

El salto de 23 años llegó con “Claws In So Deep” del disco “Reletless Retribution” (2010), un tema que comprobó que Will Carroll es uno de los mejores bateristas de la escena del metal en la actualidad. Sus golpes certeros y su preciso beat son un sello indiscutible que ha impreso en el nuevo sonido de Death Angel.

El turno fue después para “Left Of Dead”, veloz tema testigo del tremendo acople que hay entre Rob Cavestany (guitarrista leader y fundador de Death Angel), y Ted Aguilar (integrante desde 2004), el tema de por sí es un “solo” de guitarras, a más de 100 kilómetros por hora.

Y así llegaron a “Father Of Lies”, de su más reciente producción titulada “The Evil Divide”, publicada el año pasado. Un tema que guarda muy bien el sonido legendario del grupo en los 80, un sonido que puso a Death Angel en el mapa al lado de grupos como Nuclar Assault y Overkill. A ese clásico sonido sucio y rápido, Death Angel le agregó un componente técnico casi de rock progresivo, desde el trabajo de guitarras y batería.

Esto sin duda les entregó a los asistentes de Rock Al Parque uno de los actos más importantes de metal que hay en la actualidad. No se trata de una banda de estadio, pero en la escena ‘under’ y del metal hoy en día, Death Angel es sin duda uno de los grupos con uno de los mejores sonidos.

La última parte del show se centró en trabajos recientes, con temas como “Caster Of Shame” del disco “The Dream Calls Of Blood” (2013), “Thrown To The Wolves” del disco “The Art Of Dying” (2004), -álbum con el que debutó Ted Aguilar en el grupo-, y el cierre del show con “The Moth”, también de “The Evil Divide”.

Es justo decir que fue uno de los mejores shows de la jornada del metal. Buen sonido, un setlist variado y la mejor actitud del grupo con el público. “Estamos tomando un poco de su energía y ahora les devolvemos con la nuestra” dijo Mark Osegueda al público. Todos los integrantes mostraron la mejor onda en un show de thrash metal en el que brilló la técnica.

Crónica y fotos: Julián López Cortés