Donna Pierrot, el ángel sofisticado del rock alternativo



Otros artículosArtículos relacionados

Ver cantar a Donna Pierrot con su banda en vivo es sentir que los sueños de rock and roll pueden atravesarte apasionadamente el cuerpo por su férrea y divertida ecuación. Hablar con ella es como asir momentáneamente una nube en donde toda cosa mundana va en un suave camino a la perfección.

 Coincidimos hace poco en el lanzamiento del FIA FEST y en verdad me encantó su calidad como intérprete, el ensamble pulcro que tiene con sus músicos liderados por Óscar Olaya y el maravilloso ser humano que es ella. Se inició en el Jazz, Bossa Nova, Música Sacra, pero en el rock encontró su camino.  Canta sin problema en inglés, francés, español y portugués. Sacó un trabajo llamado “Tears of the Hunted” lleno de Blues, Jazz y Rock Alternativo que ustedes pueden disfrutar acá.  Un abrebocas con la canción “Keep Me Alive” antes de la entrevista:

Esta fue su charla con Mtres.co

Mtres.co- ¿Cuál fue el camino (en la música), desde niña, hasta encontrar su lugar?

D.P Desde la concepción somos seres únicos e irrepetibles. Buscamos que nuestros actos nos reflejen y pues yo no fui la excepción. Cantar fue mi vehículo de comunicación, un espacio para la construcción de lo que era y soy.

Explorar la voz en todas sus formas de niña era algo intuitivo y creo que aún en muchas ocasiones lo es. Hasta hoy un  juego de niños constante, donde ha habido  espacios para la sorpresa, donde es imperativo la honestidad en las emociones y respirar se vuelve una segunda naturaleza. No se puede definir como un camino, pues no es uno, son varios los que tomé.

Inicialmente en el colegio cantaba en el coro donde se presentaban eventos religiosos o escolásticos. Ahí mismo una hermosa maestra de música, que llevo en mi corazón desde entonces, apoyó mi proceso y me conectó con la Academia Artística Francisco Cristancho donde la música colombiana respira,  y luego continúe en el PIJ de la Universidad Javeriana donde aprendí de la mano de la historia la conexión del arte y la representación de una sociedad. Allí inicie un proceso donde el canto fue mi amor y lo es hasta hoy. Descubrí la música académica y en ella sus formas. Allí transcurrieron años con personas que como yo disfrutaban dedicar todo un sábado a cantar e intentar transcribir dictados o cantar una melodía pero sobre todo amigos con los que entendí lo que me movía dentro. Ese proceso duro hasta que me gradué del colegio.

Mtres.co- ¿Cómo fue estudiar en Berklee College of Music de Boston. La cuna de tantos músicos reconocidos en el mundo. ¿Qué significó eso para ti y para el proyecto?

D.P Decidir que quiero que la música sea la que me acompañe el resto de mis días sucedió desde que empecé a sentir lo que ella podía  generar en mi y en los seres que mi voz tocaba. Terminé el colegio y tuve seis meses de búsqueda donde aprendí muchas más cosas de mí y allí tuve tiempo para aplicar a universidades y continúe  mi carrera musical como cantante en una universidad en Florida. Fueron tres semestres increíbles; conocí personas que aun son parte de mi vida y me conecte aún más con mi voz. Cantaba y estaba en clase de música todos los días. Era increíble. Pero a pesar de esa experiencia tan bonita sin negar la belleza de la música académica y en ella la ópera, descubrí que quería seguir jugando y fue entonces cuando apliqué a Berklee. Seguí un proceso que había iniciado desde niña. Creo que lo más hermoso de Boston fueron sus estaciones y en ella todas aquellas personas que por alguna razón pasaron por mi vida y alimentaron mis sentimientos dulces y amargos para poder cantar hoy con verdad. Conectada a la tierra e intentando todos los días ser genuina en lo que amo.  Con base en esto puedo resumir que son las personas y esas conexiones en cada etapa de mi vida las que han ido alimentando mi espíritu y lo que puedo comunicar con mucho amor en el lenguaje que escogí.

Mtres.co- Detrás del nombre del proyecto hay una historia. ¿Cuál es el origen de Donna Pierrot?

D.P Un afán de fortalecimiento humano, creer en la feminidad de la humanidad sin importar el género, buscar en nuestras emociones infinitas la dicha y aceptarnos a sí mismos sin juzgar. Pues la dama que represento soy yo y somos todos los seres que aceptamos un equilibrio en la Tierra. Ella nace a partir de un recuerdo de mi niñez una niña que soy yo misma disfrazada de Pierrot un mimo francés que encierra todas las emociones humanas y esas mascaras que solemos llevar y nos alejan.  Esa niña que jugaba a maquillarse, tomaba las pañoletas de su madre y las convertía en vestidos. Ahora es un canal que emite ritmos, armonías y melodías al lado de la sincronía humana de la mano de siete músicos y de todos aquellos que se dejan llevar por sus sentimientos.

Mtres.co- ¿Es posible hablar de influencias?  

D.P La música en sí lo tiene todo y es capaz de acentuar o generar emociones. Hablar de un género o un artista que individualmente me haya influenciado es simple. Todo lo que escucho me toca sea algo que adore repetir mil veces o una canción que quisiese no haber escuchado nunca. Respeto a todos aquellos que genuinamente abren su corazón sea el estilo que sea. Acepto que soy hija de una generación menos digital que la de ahora, e incluso tal vez puedo más bien afirmar que soy algo rústica y me gusta experimentar los sentidos.

Mtres.co- Unas palabras finales sobre el proyecto.

D.P Todo es una constante. No se puede separar un proyecto con la vida cuando él se convierte en la vida misma. Desde su nacimiento y durante su conformación se han vivido aciertos y también se han cometido errores. Se ha reído y pues en su defecto también se han torcido ciertos músculos como el del corazón y que ha producido lágrimas. Encontrar una familia con la que construyes un imaginario y hacer música con quien amas es el todo. Esta obra ha sido también un espacio para reconocer y aceptar que en todo lo que hacemos queda algo de ti y que inevitablemente llegas a un punto donde quieres que todo siga y la energía crezca para iluminar lo que es. Seguir trabajando con paciencia, respetando todo lo que vive y pues con un amor infinito por todo.

 Mauricio Tamayo Tamayo