Edelmiro Molinari: El pionero del rock argentino

by / diciembre 15, 2015 Opinión No Comments


Otros artículosArtículos relacionados

El rock suele olvidar numerosos protagonistas que ayudaron a forjar su historia, en particular a aquellos artistas que no lograron recompensar su arte con la venta de discos.

Por: Sebastián Kleiman
Buenos Aires, Argentina
sebastiankleiman@hotmail.com

La historia del rock argentino no es la excepción, por eso, estas líneas tienen por objeto rescatar del ostracismo la figura de un legendario guitarrista que allanó el camino a numerosos sucesores: hablo del virtuoso Edelmiro.

Edelmiro Molinari fue miembro fundador del grupo Almendra, liderado por el más célebre Luis Alberto Spinetta, que junto con Manal, el trío de blues de Javier Martínez y Los Gatos, pioneros del pop en español al mando de Lito Nebbia, conformaron los pilares que cimentaron el rock en Argentina.

Ya en el primer disco de Almendra, editado en el año 1969, la impronta de Edelmiro, plasmada en un crudo sonido de guitarras inspirado, sin lugar a dudas, en discos de Jimi Hendrix, puede reconocerse en los dos temas de su autoría –Color Humano y Mestizo– que contrastan con las demás canciones, mucho más melódicas, firmadas por Spinetta. Color Humano es un tema potente, con una exótica cadencia de acordes que sirve de base a la voz rudimentaria, pero no por eso insulsa de Edelmiro y, más que nada, al virtuosismo de su guitarra, desgarrada en un intenso solo de largos minutos. El tema, que hace poco tiempo cobró cierta resonancia al ser incluido en la película “Valentín”, del director argentino Marcelo Piñeyro, bautizaría al siguiente proyecto musical en que Edelmiro se embarcaría tras la disolución de Alemdra, en el año 1972.

La primera formación de Color Humano estaba conformada por Edelmiro en guitarra y voz, secundado por una base rítmica compuesta por Rinaldo Rafanelli (Sui Generis) en bajo y por David Lebón, el mismo que tocaría más tarde el bajo en Pescado Rabioso y que cantaría y tocaría la guitarra en Serú Girán. El trío permitió a Molinari explorar sonidos alejados de todo convencionalismo, incluso interpretar temas acústicos, sin más acompañamiento que una guitarra criolla, como es el caso de “El hachazo, incluido en el primer disco de la banda, y último con aquella formación. Otra canción memorable de aquel disco es “Larga Vida al sol”.

Tras la partida de David Lebón, un nuevo integrante, no menos famoso, se suma a la banda: Oscar Moro, quien luego habría de ser baterista de Seru Girán. Con la consolidación de este nuevo trío, Edelmiro alcanza el límite de sus capacidades interpretativas; el segundo disco de la banda es mucho más pulido que el primero, e incluye las composiciones más relevantes de la carrera del guitarrista. “Hombre de las cumbres” combina la fuerza de las guitarras con una dulce interpretación vocal; “Mañana por la noche “es un clásico rock and rolll, de todas formas atractivo; “A través de los inviernos” y “Hace casi 2000 años” son dos temas difíciles de digerir, en principio, pero que a larga terminan por cautivar los sentidos, sin embargo, el tema más renombrado del disco, tal vez el más reconocido, es “Cosas Rústicas” en donde Edelmiro canta y solea sobre una armoniosa cadencia de acordes. Este tema y “Larga Vida al sol” fueron incluidos en “Rock hasta que se ponga el sol”, disco testimonio de B.A. Rock (Buenos Aires Rock) uno de los primeros festivales de Rock al aire libre en Argentina, en 1973.

Lamentablemente, el éxito no acompañó mucho tiempo la banda, y al cabo de unos años terminó por disolverse. Edelmiro nunca recuperó los tiempos dorados que vivió con Almendra, más allá de la efímera temporada que volvió a reunir a sus cuatro integrantes allá en el año 1979.

En 1984 Edelmiro grabó un disco solista, junto con Skay Belinson, el guitarrista de Patricio Rey y sus redonditos de Ricota, pero sin demasiada repercusión. En los últimos años, con motivo del trigésimo aniversario del rock argentino, participó en algunos conciertos de homenaje, pero a pesar de esto su figura es cada día más anónima. Por fortuna, en algún lugar inesperado, podemos todavía hallar alguno de sus discos.

Imagen: Captura de YouTube