Fragmentos inquietantes del Rock & Roll

by / junio 16, 2015 Opinión No Comments


Otros artículosArtículos relacionados

Colección de líricas que me dieron en la cabeza. 

A veces en la vida hay letras de canciones que se quedan dando vueltas en la mente y no salen jamás de allí.  Se quedan porque en ese momento estábamos vulnerables a su magia o debido a que en verdad son muy buenas líricas. No todo lo que se queda a vivir en la cabeza es tan bueno pero sí definitivo y significativo como para hacerlo (el hecho de quedarse para siempre en nosotros)

Estos son algunos textos que jamás huyeron de mi mente.  A veces la canción no es tan buena pero la letra es superior.  A veces, debo reconocerlo, las dos son regulares pero así se cuelan y se convierten en recuerdos permanentes.  Otras veces música y letra son buenas y potentes. Estos artículos son una muestra de algunos  de los textos que me habitan desde que escucho rock.

La primera es de Pink Floyd y considero que es la mejor canción del álbum The Wall (1979).  A esas alturas mi favorito miembro de la banda era ya David Gilmour.  No era un miembro fundador pero su forma de tocar la guitarra me encandiló desde el primer momento. Yo todavía estaba aprendiendo a tocar algunas canciones de su trabajo en solitario titulado «David Gilmour» (1978).

En verdad era inocente y no comprendía por qué la mayoría de las canciones debían ser de Roger Waters, si las tres que firmó Gilmour eran de las mejores.  El gusto es el gusto claro.  La canción la he puesto mil veces en mi vida y todavía siento adrenalina cuando la escucho con los ojos cerrados.  Apenas entendí el significado simplemente me voló la cabeza.  Acá un fragmento y el texto completo con el video:

«Run Like Hell» – Pink Floyd

You better run like hell – Debes correr como el demonio
You better make your face up in – Debes maquillarte la cara
Your favorite disguise – Con tu máscara favorita
With your button down lips and your – Con tus labios abotonados y tus
Roller blind eyes – Ojos-persianas
With your empty smile – Con tu sonrisa vacía
And your hungry heart – Y tu corazón hambriento

La segunda es de Tom Waits, se llama “Broken Biycles” y está en el trabajo “One from the Heart” de 1.982. De la época en que Waits se volvió amigo de Coppola y empezó a colaborar en sus películas a todo nivel. Al principio me gustó el matrimonio entre su voz y el piano que acompaña “Bicicletas Rotas”. Luego al descubrir su obra queda uno sin aire.  Pero en esta canción lo que me impresionó es que luego del fragmento elegido, hace una comparación con un viejo amor y cómo este queda para siempre como esas viejas bicicletas rotas tiradas como basura.

Posteriormente me dejó lelo con el fondo de sus escritos tan del mundo de los escritores Charles Bukowski, Dashiell Hammett o Raimond Carver. Y desde luego su tipo de voz ruda, cascada, y por las líricas muy  pero muy rancia. El sello de oro lo tiene la danza entre la melodía y una armonía hecha como para la esperanza que uno tendría unos segundos antes del apocalipsis. Un final estremecedor como la voz de Waits. Siempre me pareció que dentro de él hay una proyección de Scorsese con la miseria del “Imperio”.  Acá va la muestra:

“Broken Bicycles” – Tom Waits

Broken bicycles, old busted chains – Bicicletas rotas, viejas cadenas reventadas
With rusted handlebars out in the rain – Con viejos manillares oxidados afuera en la lluvia
Somebody must have an orphanage for – Alguien debería tener un orfanato para
All these things that nobody wants anymore – Todas esas cosas que nadie quiere más

La tercera, y para completar esta primera entrega de líricas que se quedaron a vivir en mi cabeza, es de Sting. Creo que conozco cada letra que escribió para The Police y la mayoría de su obra en solitario. Hay muchos textos completos que viven en mi cabeza. Todos importantes, pero ninguno con el significado de este tema elegido.

Corría 1.985 y el personaje decidió tocar y “girar” con una banda llamada “Blue Turtles”. Luego llegó la necesidad de grabar y lo hizo con ellos, algunos de los mejores músicos de jazz en Nueva York de la época: Omar Hakim, Kenny Kirkland y el gran Branford Marsalis.

En “The Dream of the Blue Turtles” está el fragmento de “If You Love Somebody Set Them Free”. Un pedido sincero para que no lo conviertan a uno en una posesión. Para dejar libre a quien se ama. Y con un juego del singular al plural más que sugestivo. Esta es:

“If You Love Somebody Set Them Free” – Sting

You can’t control an independent heart – No puedes controlar un corazón independiente
Can’t tear the one you love apart  – No puedes rasgar a quien amas
Forever conditioned to believe that we can’t live – Condicionados a creer por siempre que no podemos vivir
We can´t live here and be happy with less – No podemos vivir acá y ser felices con menos
So many riches, so many souls – Tantas posesiones, tantas almas
Everything we see we want to possess – Todo lo que vemos deseamos poseerlo

Y así con el llamado por Sting “antídoto”, al escribirla, contra el efecto de “Every Breath You Take” terminamos esta primera entrega. La mejor fortuna entre tanto.

Mauricio Tamayo Tamayo
Twitter: @Mautulin