Sobre Juanes y su participación como headliner de Rock Al Parque

by / abril 17, 2019 Opinión No Comments


Otros artículosArtículos relacionados

El 10 de abril se anunció con mucha emoción (quizá desbordada), que Juanes y Fito Páez serían los headliners de Rock al Parque, un festival que está celebrando 25 años y que en ediciones no tan “importantes” ha contado con cierres más atractivos que los que se comunicaron.

Hay que decirlo, Juanes no es un cierre atractivo para una audiencia como la de Rock Al Parque, menos en sus 25 años. El título del festival dice mucho de lo que los asistentes se van a encontrar allí y de lo que se ha encontrado históricamente; nombres muy importantes del rock que van desde Julieta Venegas hasta Black Funeral, pasando por Café Tacvba, Apocalyptica, Manu Chao o Behemoth.

También hay que decir que en su evolución natural (y en medio de su originalidad y aporte a la cultura latinoamericana), Rock al Parque ha sabido transformarse y adaptarse a las nuevas tendencias, tanto generacionales como del propio mercado musical. Y es probablemente allí donde haya que mirar para entender esta decisión.

Por ejemplo, el Grupo Niche estuvo en el Estéreo Picnic y Jay Balvin participó en Coachella (muy bien por él) … La tipología de estos dos festivales permite esas licencias, porque más allá de la música, estos espacios se han caracterizado por ofrecer experiencias. Y sí, Rock Al Parque se ha centrado en evolucionar de esa manera.

Y es por eso que se le ha dado cabida a otro tipo de propuestas que van más allá del rock. Vale la pena recordar el año pasado a Jupiter & Okwess. En los 20 años del festival estuvieron bandas como Chocquibtown, Juan Molina, Esteman y El Freaky.

Sin embargo, si se habla de Juanes, su distancia del rock en este momento de su carrera (y desde hace más de 20 años), pone a dudar su pertinencia en Rock Al Parque.

Muchos recuerdan a Juan Esteban Aristizabal por ser el guitarrista y vocalista de Ekhymosis, un grupo de rock pesado de Medellín. Se hizo famoso por la balada “Solo” del disco “Niño Gigante”, publicado en 1993. Ese es el último recuerdo que queda de Juan Esteban con el rock y el metal.

Ekhymosis

Después, su propuesta sonora se orientó al pop-rock en español con “Ciudad Pacífico” (1995) “Amor Bilingüe” (1996) y el auto titulado “Ekhymosis” de 1997. Más adelante se hizo solista, adoptó el nombre de Juanes y junto a Fernán Martínez construyó una importante carrera en el pop latino; se fue a vivir a Miami y brilló en ese mercado musical, tan alejado y distinto del del rock.

Es verdad que Alex Oquendo (Masacre), hizo parte de la primera formación de Ekhymosis en 1987 y allí estuvo Juanes, pero también es verdad es que a Juanes no se lo puede relacionar con el rock en este momento.

No se lo puede comparar con figuras como Mario Duarte, Andrea Echeverry o Héctor Buitrago. Ellos aunque han diversificado su carrera de muchas maneras, alejándose de la música en algunos casos, y del rock en otros, siempre serán íconos de nuestro rock, porque hoy siguen escribiendo las líneas de un género tan noble en una escena muy difícil.

Juanes tomó una respetable decisión, se alejó del rock y creó una nueva carrera. Pero las cosas como son, Juanes no representa de ninguna manera al rock colombiano.

¿Alguna sorpresa entre manos?

Ahora bien, probablemente haya que entender el contexto en el que se presentará Juanes en los 25 años del festival. ¿Será un día de solo artistas locales que rememoren esos maravillosos años 90 de producción local? ¿Muchos invitados que construyeron sobre nuestro rock en esa época, al igual que lo hizo Ekhymosis? ¿O probablemente Juanes prepara un set en el que sacará lo más rockero, incluso con covers de las bandas que lo influenciaron en su adolescencia?

Habrá que ver dentro de los anuncios que hace falta por comunicar cómo se ve al guitarrista paisa en la foto. Sin duda es una apuesta arriesgada por parte de la curaduría del festival.

Julián López Cortés