La satisfacción de entrevistar a los grandes: Entrevista con Jacobo Celnik



Otros artículosArtículos relacionados

Cuando el rock es el principal motor de la vida de las personas, son maravillosas las cosas que pueden suceder. El ejemplo perfecto es el de Jacobo Celnik, periodista y escritor de rock que ha publicado dos libros de entrevistas con sus héroes musicales.

«Satisfaction: Conversaciones con el rock», es el nuevo libro de Jacobo Celnik. En él se reúnen entrevistas y conversaciones con 30 actores clave de la historia del rock, entre ellos Robert Plant, Vivian Campbell, Alan Parsons, Noel Gallagher y Roger Daltrey.

Conversamos con Jacobo acerca de esta nueva publicación, lo que sintió y vivió en la búsqueda de estos héroes lo cuenta a Mtres.co, su casa.

¿Cómo descubrió que tiene vocación para cazar estrellas?

En 2004 cuando emprendimos Mtres junto a Julián López, Steve Montenegro y Mauricio Tamayo, me encomendaron conseguir personajes para la revista. En ese momento no tenía mucha claridad  cómo o por dónde hacerlo, o cuál sería el método más acertado. Luego seguí mi instinto y  recomendaciones de colegas quienes me dieron algunas sugerencias para afinar el arte de cazar estrellas.

Me di cuenta que el boom de páginas web le dio la posibilidad a ciertos músicos de estar en contacto directo con sus seguidores y así poco a poco fueron apareciendo los primeros personajes a través de estos medios. Luego, con los años y la experiencia adquirida en La FM como productor de radio, encontré otras claves para seguir cazando estrellas y a partir de entonces -hablo de 2005-, he logrado entrevistar a más de 50 personajes del mundo de la música, de diversos países, estilos y géneros.

¿Quiénes, y por qué, fueron los más difíciles de cazar para su libro?

Varios. Hubo procesos de más de un año. Andrew Loog Oldham (ex mánager de los Rolling Stones) por ejemplo, fue un año de correos, llamadas hasta que finalmente se logró. Algo similar pasó con Roger Daltrey (The Who), Robert Plant (Led Zepelin), Steve Lukather (Toto) y Jack Bruce (Cream). En el caso de Bruce y Plant, la demora fue dar con el contacto adecuado para obtener el sí. Debo decir que un sí de un PR no garantiza nada. Me pasó con un «pez muy gordo» que se quemó en la puerta del horno.

¿Por qué, teniendo en cuenta que hay muchas estrellas femeninas, su libro es muy masculino?

Porque el tema femenino da para otro libro. He entrevistado a varias mujeres del mundo de la música y espero algún día que estos textos vean la luz como antología. Lisa Fischer es un gran abrebocas.

Su libro es una joya sin fronteras. ¿Por qué es tan difícil hacer un libro como el suyo en Colombia?

Más que un tema complicado siento que es un tema que tiene otros matices, como la coyuntura en la que se propone un producto de estas características, buenos contenidos que marquen la diferencia y una interesante oportunidad comercial para un editor que decida apostar por un producto que no se quede solamente en el ámbito local. En ese sentido, siento que es un buen momento para publicar libros sobre música porque hay un boom de publicaciones de este estilo a nivel mundial que vale la pena capitalizarlo.

¿Qué pasa con los héroes del rock en América latina?

He tenido el gusto de hablar con varios como Pedro Aznar, Miguel Bosé, David Lebón, Machi Rufino.

¿Cuáles son sus cinco bandas favoritas y por qué?

The Who: cambiaron el curso del rock. Tenían en Pete Townshend a uno de los más grandes compositores de todos los tiempos. Era una banda con cuatro instrumentos líder y cuatro lunáticos que sobrevivieron gracias al más cuerdo de todos, Roger Daltrey.

King Crimson: experimentaron, arriesgaron y llevaron el rock a niveles nunca imaginados. Demostraron que las matemáticas, el jazz, el folk y el rock pueden convivir. Por la banda pasaron grandes virtuosos del bajo y la batería como Bill Bruford, Greg Lake, Tony Levin y John Wetton. Su sonido es único e irrepetible.

The Rolling Stones: la banda de rock más grande del planeta. Entre 1968 y 1978 dejaron discos perfectos para la historia del rock, siendo «Exile On Main St.» un disco insuperable. Su sonido en vivo es fiel al sonido en estudio y pocas bandas o artistas lo logran. Son unos maestros del mercadeo y de los negocios en la música.  Pocos celebran más de 50 años de rock and roll.

Bob Dylan: simplemente perfecto. Su capacidad de experimentación con el lenguaje es única. Creo que se han demorado en darle el Nobel de Literatura. Con los años suena mejor, basta con oír «Shadows in the Night» o «Tempest». Un artista en todo el sentido integral de la palabra que supo diseñar su carrera y delimitar quién es Dylan y quién es Robert Zimerman. ¡Un genio!

David Bowie: el artista más influyente de todos los tiempos. «The Next Day» (2013), demostró cuán grande puede llegar a ser un genio cuando opta por el silencio, el repliegue y la paz, y de repente decide volver, tras 10 años, para sacudir el status quo y el letargo de la música. Cada vez que sale un disco de Bowie todo el mundo dice: “suena raro”. Ahí está el secreto de su grandeza. No se parece a nada, a nadie, pero sabe usar a su favor las influencias que lo nutren. Últimamente Bowie ha encontrado en Scott Walker su fuente de inspiración.

¿Cuál fue el concierto de su vida y por qué?

Puedo mencionar tres: inicialmente The Who en Birmingham, Inglaterra en diciembre de 2014 y Paul McCartney en el Staple Center de Los Ángeles en diciembre de 2005. Llorar mientras suena “Hey Jude” o “Baba O´Riley”, es el reflejo de cuán frágiles somos ante las pasiones y los recuerdos. Nunca olvidaré esos dos momentos. Me marcaron para siempre.  Tampoco olvidaré el concierto de Roger Waters en Bogotá, pues pude vivirlo con mi hermano Leonardo y siempre recordaré ese momento, no solo por lo impactante que fue ver a Waters -uno de mis ídolos-, sino todo lo que rodeó la logística del evento y tener al lado a una de las personas que uno más quiere y admira en la vida.

¿Qué aprendizajes le dejó «Rockestra», que aplicó en «Satsifaction»?

Principalmente, incluir perfiles de cada personaje, con base en una investigación muy rigurosa y así darle un valor agregado a los lectores sobre cada uno de estos ellos.

¿Quién es el personaje que sueña con entrevistar y aún no ha podido?

Varios. Paul McCartney, Leonard Cohen, David Gilmour, Keith Richards, Robert Fripp, David Bowie, Peter Gabriel… La lista es larga, da para Satisfaction 2.

Para futuros entrevistadores, ¿cuál es la clave para conseguir fuentes tan complejas?

¡Perseverar!

Con una escena de conciertos tan movida como la que vive hoy en día Colombia, ¿cree que el rock se afianza en el país?

Es un momento interesante. Un indicador es que nuevamente hay tiendas de discos, que no solo venden CD, prefieren comercializar con vinilos. Otro aspecto es que abundan las tiendas de instrumentos musicales. Hay demanda, hay oferta. Hay que ver hasta dónde alcanza el impulso.

¿Nos adelanta algo de su siguiente libro?

It´s Only Rock And Roll But I Like It.

¿Cuál es la canción que sí o sí deben tocar los Rolling Stones en Bogotá?

“Ventilator Blues” o “Luxury”.

Mauricio Tamayo y Julián López
Foto: Gentileza El Espectador