#Mtres2004 Literatura con Rock: Cuatro títulos recomendados

by / enero 13, 2016 Opinión No Comments


Otros artículosArtículos relacionados

En términos clásicos pensar en literatura y rock  es  tener la unión de los dos sentidos privilegiados para conocer y aprehender el mundo: la vista y el oído.*

Por: Mauricio Tamayo

La primera es aparentemente más cognitiva que el otro, pero el segundo da la sensación que es  más sentimiento que la precedente.  Siempre pensé que juntas(os) eran la unión perfecta.  Pero salvo  los rollos montados por Bowie con el tema de Ziggy Stardust,  Jim Steiman con Meat Loaf y toda la historia de disco conceptual, pues como que no veía clara la unión de las dos.

Pero el tiempo que todo lo puede me llevó a conocer la novela con trama musical o contexto roquero.  Para mí, un género entre los géneros.  Pero como no me gustan las casillas de los mismos, pues, simplemente las pasiones, literatura y rock,  potenciadas.  Así que un día descubrí que había  escritores o ¿personajes?, que hacían largos relatos con base en el mundo del rock.  Eso me dio un hobbie nuevo y le dio un bofetón a ese par de profesores de colegio que decían que este amado rock era decadente.  Bueno, en realidad usaban otros vocablos.  Afirmando, eso sí «sabiamente», que los libros eran la única posibilidad de redimir tanto pecado bajo el sello de Sexo, Droga y R&R.  Ave María. Era la época en la que no se podía asomar una guitarra eléctrica en izadas de bandera.  Sólo poemas a la patria y a la madre, de tales maestros.

Claro, así como ellos desconocían bien el cuento, igual yo apenas entendía del asunto.  No había internet, ni cds y los artistas me parecían “tótems marcianos”.  Muy lejanos.  Bueno, también con el tiempo, además de acercarme a mis ídolos por medio de la literatura que usa el rock como excusa, descubrí por algunas entrevistas que algunos de ellos, componían las canciones que tanto me gustaban, basados en la vida en extenso, pero también por influencia de algunos libros.  Eso fue como coger el cielo. En este les contaré de cuatro libros, novelas, hechas a base de rock y en el próximo número hablaremos de algunas canciones basadas en historias de libros.

Recomendados

El primer libro que reúne literatura y rock y que a mí me cambió la vida fue  «CONCIERTOS DEL DESCONCIERTO» de MAGIL.  Con esta novela Manuel Giraldo ganó el segundo premio del concurso que Plaza y Janés hizo en 1.980.  Allí había bandas con nombres fantásticos como «Las Madres del Revólver» o los «Apóstoles del Morbo» y una hermosas letras. Hombre, que sólo por eso vale la pena leer el libro.   Pero la ficción no paraba allí porque había un personaje que se mandaba unos discursos psicodélico-subversivos que me sorprendían siempre.  Se trataba del «Profeta del Ruido».  Uno de mis personajes literarios favoritos.  El lenguaje y la estructura de esta novela bien valen la inversión de tiempo que le hagamos en la biblioteca. Con este libro descubrí que en el mundo del rock cabía cualquier figura, incluso la mía, que andaba estrenando guitarra eléctrica Maya comprada a plazos en el almacén Ortizo.  Editorial Plaza y Janes

Luego llegó a mi vida «QUE VIVA LA MÚSICA» de ANDRÉS CAICEDO.  Debió ser al revés, pero así pasa.  La verdad me gustó más el lado caleño que huele a Stones, que la otra mitad que salta a ritmo de Richie Ray y Bobbie Cruz.  Apenas cuando hice la voz del primer año del «Túnel del Ritmo» en la 99.1 FM, indirectamente Moncho Viñas, su director y programador,  me explicó la otra mitad.  El lector interpreta y reflexiona de la mano de su narradora y huele a pasto yaguará de cuando en cuando.  Además contiene una frase que se me quedó por siempre.  Eso también pasa.  Dice: «Entonces corrió, pues el hombre que sufre (lo comprobaría yo después) se olvida corriendo de su espíritu».  No se cómo fue el asunto.  Tal vez llevaba en la maleta el recuerdo reciente de Gonzalo Arango con su «Sexo y Saxo». El tema es que el impacto del libro es avasallador cuando se lee joven. Buscar por Editorial Plaza y Janes.

«OPIO EN LAS NUBES» de RAFAEL CHAPARRO MADIEDO. Más sabroso todavía, este libro fue ganador en 1.992 del Premio Nacional de Literatura modalidad novela, del concurso promovido por el Instituto Colombiano de Cultura.  Aquí Rafael nos lleva a una Bogotá totalmente delirante o a un delirio en el que hay rescoldos de alguna Bogotá. Sabe a whisky. Mejor aún, sabe al primer trago de una botella recién abierta y al frente, la promesa de una tremenda borrachera con sabor a rock.  Tal vez sea un libro para leer entonado.  Tal vez descubra un nuevo Pink Tomate. Eso no lo he probado aún.  Y luego en el límite de la demencia el recuerdo de haber conocido a Chaparro, apenas, ya  en su final, en las épocas de la «Brújula Mágica».  El programa que me enamoró del trabajo en la tele. Este es infaltable.  A ojo cerrado. Editorial Proyecto Editorial

Bueno hace poco me fui de compras a la Librería Nacional y encontré una novela del infaltable JORDI SIERRA I FABRA.  Amado por muchos por sus novelas de serie negra, pero, odiado por otros desde la época de la Historia de la Música Rock, por leve, pero ganador en este caso, con «MIS SALVAJES ROCKEROS» del segundo premio de narrativa Voces Eléctricas del año 2.000. En esta serie de cuentos sus personajes son estrellas famosas del Rock y Pop como David Bowie, Bruce Springsteen, Paul McCartney que viven aventuras algo locas.  Por ejemplo, Bob Dylan toca para los palestinos, un Mick Jagger decrépito no consigue ligar y hasta John Lennon sigue vivo.  Es una de esas lecturas adecuadas para evitar odiosas charlas en el avión. Mirar por  Editorial Océano

Si desean más ya saben que hacer, escriban a la revista y les contamos. O mejor aún, escriban en serio mientras oyen su banda favorita, que el mundo de la literatura y el rock es inmenso y su mezcla puede entretener y crear a dos bandas.

*Texto publicado originalmente en Mtres 2004.

Imagen: Bruce De Silva
Brucedesilva.wordpress.com