Los Makenzy son una bomba atómica de puro rock and roll

by / agosto 4, 2015 Entrevistas No Comments


Otros artículosArtículos relacionados

En Nueva York les dieron las gracias por traer de nuevo su esencia.

Tienen la potestad de hacer viajar en el tiempo a su audiencia y  los setentas son una parada obligada. Son capaces de revivir a los referentes que hicieron grande la historia del rock y por ello sus espíritus acompañan cada uno de sus toques.  Los Makenzy tienen tal dominio de la tradición musical, que su relato  impecable los viene convirtiendo en leyendas vivientes.

Por ello decidimos hablar con Nicolás y Andrés Makenzy (guitarras, voces, composición, producción).  Los líderes de este grupo que ha sobrevivido a las más ásperas y dulces experiencias que una banda pueda vivir.  Su historia es como la historia de los más sobresalientes músicos de blues y rock.  Pero los Makenzy apenas empiezan.  Si no lo creen pregúntenles a ellos en su próximo concierto.

Esto le dijeron a MTres.co entre risas, Jack Daniels y Heineken, justo antes del ensayo que los llevará a la siguiente parada para conquistar el mundo:

MTres.co- Después de tantos buenos nombres que tuvieron en el pasado con sus bandas ¿cómo llegaron a ser Los Makenzy?

L.M- “Es como una definición. La música que hacemos es como un extranjerismo. La adoptamos como propia pero no lo es.  Hay muchas y el Rock and Roll es una de ellas.  Y ese apellido migró a la costa norte de Colombia pero hasta se escribe a nuestra manera.  Así como la gente dice closet. Normal.  Entonces es rock pero a nuestra manera. Somos los Makenzy”

MTres.co- Ustedes ya le sacaban partido a la música desde el colegio.  En él y en su entorno supieron que eran y serían músicos.

L.M- (Risas) “Estudiábamos en La Candelaria. En el colegio lo sabíamos porque ni siquiera llevábamos cuaderno, solo las guitarras. Siempre nos las querían quitar. En el descanso descubrimos que lo que hacíamos gustaba a los demás estudiantes. Nos mandaban monedas en buena onda. Se “parchaban” con nosotros. Les gustaba mucho. Por ejemplo Hendrix. Y así luego teníamos para las onces. Ese era el camino.

Y cerca del «cole» estaba El Bolón de Verde, un “chuzo” en el que había bandas en vivo y tocaban rock, jazz y blues. Hacían jams y un día nos dejaron tocar con ellos, tocamos rock and roll y se armó una fiesta tremenda. Lo supimos todo de nuevo. A la gente le gustaba lo que hacíamos. Éramos menores de edad pues teníamos quince años y no nos dejaban entrar a ningún lado. Pero como teníamos el pelo largo nos dejaron entrar en este sitio porque  no nos vieron la cara (Risas).

Nos dijeron: “¿Qué van a pedir?” y quedamos en shock. Ni tomábamos -sí que lo supimos pronto-.  Somos músicos. Pero nos decían Mars Volta y nosotros queríamos ser Grand Funk Railroad” (Más risas).

MTres.co – Y ese inicio fue casi todo Blues. Con ello iniciaron Blue Maky.

L.M– “En esa época Nicolás era “bluesero” yo más glam. Pero Nicolás era “mamerto”. No aceptaba otra música, solo blues. Y no quería ni tocar Guns ´n´ Roses por mí. Un día tocamos blues y me dijo: “Esa mierda no es blues”. Así que me advirtió: “Le voy a mostrar qué es el h.p. blues”. Al otro día yo ya lo tenía montado. Pero éramos guitarra y bajo, desde el colegio. Ahora es el formato acústico de Los Makenzy”

Los Makenzy

Los Makenzy

MTres.co- ¿Quiénes encabezaban el listado “mamerto” de Nicolás?

L.M- “Lonnie Johnson (por eso Blue Maky era un tributo), Albert King (por su  fuerza) y Willie Dixon (porque escribió los éxitos de todos y por el juego del contrabajo).

MTres.co- Luego vinieron las Pollas Púrpuras.  The Purple Dicks.  ¿Qué pasó con la banda con uno de los mejores nombres de la historia del rock nacional? 

L.M- (Risas) “La banda nació en la casa del baterista. Logramos encontrar qué queríamos tocar. Sin embargo un día le abrimos a The Joint.  Teníamos quince años, pero el baterista la cagó y ese día se acabó esa banda”

MTres.co- Pero llegaron Los Cascos Perniciosos. The Pernicious Helmets. ¿Por qué el cambio a otro nombre espectacular?

L.M-  “Cambiamos a Helmets porque en el Hard Rock Café nos hicieron cambiar el nombre. Les pareció inapropiado The Purple Dicks. (Risas inteligentes porque en el fondo es lo mismo). Llamamos de nuevo al batero. Andrés empezó a tocar la guitarra y metimos a un primo. Augusto Segura.  Siempre estuvo.

Él era skater y nos llevaba los refrigerios. Quería tocar saxo. Un día me dijo «es la tercera vez que me presento a ASAB (Facultad de Artes de la Universidad Distrital) y nada».  Y yo le dije, puesto que iba a tocar guitarra ahora, «yo le enseño en dos semanas el bajo y nos vamos para Nueva York».  El man dijo de una «sí». Y así arrancó la aventura de los Helmets”.

MTres.co- Y todo parecía como de sueño en Nueva York pero nada es tan fácil.

L.M– “Bueno la plata para el viaje la conseguimos tocando blues.  Nos becaron para estudiar allá. Yo (Andrés) en New School y Nicolás en The Collective School of Music. Pero la beca no tenía manutención. Y además no teníamos el billete largo para la visa de estudiante, pero  igual nos fuimos.

El baterista tenía una hermana allí. Ya había ido. Al mono (bajista) tocó ayudarle. Primero nos fuimos los dos originales. Vivíamos en un sótano en el East Harlem. Sin calefacción ni aire acondicionado. Así que el verano en calzoncillos. Pero en invierno grave y ese  2013 fue el invierno más frio de la historia. Pero estábamos para pelear.

Así que Nico cortaba carne, yo (Andrés) lavaba platos y hacía domicilios con los demás miembros de la banda.

Compramos un contrabajo y nos fuimos a tocar a Brooklyn Bridge. Hicimos  treinta dólares y compramos sánduches. Pero llegada la hora de trabajar, era el turno de Andrés y se quedó a tocar y claro, lo echaron. Pero igual luego nos salimos todos.

MTres.co- Y empezaron a salir los toques

L.M– “Luego nosotros dos  trabajamos en construcción pero siempre íbamos a buscar de bar en bar. Hasta que encontramos un roto.   Llamamos al booker (elige a los artistas) Ni sabíamos que eso existía. Pasamos la música al correo y nos consiguió un gig. Tocaba llevar de todo. Nosotros teníamos un carrito de mercado porque era re lejos. Le escribimos al booker un mensaje diciéndole que íbamos atrasados, porque allá ponen al siguiente grupo y queda uno por fuera.

Cuando llegamos  era un festival de punk por el lower east side. Y ahí nos dijeron que tranquilos que éramos Head Liners pero ni sabíamos qué era eso y qué sorpresa cuando entendimos que nos contrataron como banda principal.  El toque fue un hit. La gente nos dijo: “gracias por traer el rock and roll de vuelta a Nueva York” Increíble: LO LLEVAMOS (a los dos se les iluminó la cara). Luego salieron muchos toques.

MTres.co- Y encontraron otro nivel pero llegó un momento de realidad brutal. Aunque se les apareció un ángel de la guarda.

L.M– “Tocamos mucho. Hicimos una vida social tremenda. Facilitó la cosa nuestra pinta y actitud. Al punto que nuestro abogado era el mismo de Marc Anthony. Aunque no nos estábamos haciendo millonarios si nos estábamos dando a conocer como buenos músicos.

Pasaba de todo pero el batero no ensayaba y eso no era muy bueno. Nosotros luchando y él en Brooklyn comiendo bien y hasta una batería le conseguimos y nunca la usó.

Faltaba un mes para vencerse nuestro permiso.  Seguíamos viviendo en el sótano y eso es ilegal.  Nosotros nos hicimos amigos del super del edificio y nos ayudaba porque le gustaba el rock. Y él era como el papá. De hecho, cuando el gobierno venía a preguntar, decía que éramos sus hijos y que el sótano era el ensayadero. Pero luego empezaron a venir todos los fines de semana y nos tocaba salir por la ventana con maletas y todo para que vieran que no vivía nadie allí.

Incluso iban a romper los baños para que nadie estuviera en ese sótano. Los vecinos del otro edificio “sapiaron” y ni modo. Entonces el super nos dio un apartamento antes de que lo arrendaran. Nos dijo «dejen la basura que está ahí y si viene alguien decimos que ustedes están limpiando el lugar. Dejen solamente los colchones y lo demás lo guardan en mi casa». Teníamos baño, calefacción, ducha, pero no podíamos usar nada. Cuando alguien llegaba a mirar nosotros hacíamos que éramos de la limpieza”.

Los Makenzy

Los Makenzy

MTres.co- Increíble. Pero así y todo les pasaron más cosas buenas antes de volver.

L.M– “Cuando nos estábamos yendo conocimos a Camilo Villegas y Carlos Vallejo (Foto y Director de Videoclips).  De hecho ellos nos consiguieron toques. Luego nos presentaron a David Cárdenas y él nos hizo el video en NY.

Era un tema de aguante. Salió la gira por Boston y Philadelphia. Pero a Andrés le dio duro ese momento del invierno tan fuerte y ya no podía más. Y decidimos volver.

Al super le dijimos que por favor nos devolviera la plata del enganche para podernos devolver y el man nos hizo el favor. Un ser superior.

Las nuevas lecciones fueron: NOS UBICAMOS MUSICALMENTE. APRENDIMOS A MOVERNOS Y SER PROFESIONALES EN SERIO. Al nivel de allá”

MTres.co- Pero un momento, falta el toque de la despedida. El del  Bowery Electric.

L.M- “Ah sí.  Un día  llegamos al Bowery Electric (como la reconocida banda de rock y favorito de Kirsten Dunst y Drew Barrymore) porque era re cool. Al lado de donde estuvo el CBGB. Y nos trataron mal.

El personaje nos dijo: “si no saben quién es el booker cómo quieren tocar acá”. Y un día llegó la invitación a la casa del baterista. Y el man ni sabía qué era el Bowery Electric (Risas), y vea cómo es la vida, era la misma booker que nos había contratado al principio en ese roto donde nos fue tan bien. Nos sentimos realizados. Cuando llegamos nos atendió el mismo personaje.  Miramos al man a los ojos. «¿No que no?»

Nos sentimos como en casa. La gente que va tiene la pinta.La pinta allá es clave y todos la tienen clara. Y hay que ser extravagante.  Acá todo es ridículo y la gente anda como apenada. La pinta es importante. Y nosotros entendíamos perfectamente cómo funcionaba la cosa en Nueva York.

Ese fue el último toque con el batero porque ni llegó a la prueba de sonido. En la última canción rompimos todo, la guitarra, los “amplis”, todo. A la gente le gustó nuestra fuerza”

MTres.co- Entonces empezaron esta nueva etapa en Colombia. ¿Algún contraste?

L.M– “Llegamos a Colombia y allá que nos iba bien acá no. Y no les gustó el nombre ni que cantáramos en inglés. Y de pronto pasamos de ser re buenos a ser la peor banda. Increíble: en la ciudad más exigente nos querían y acá nada. Y Camilo (Villegas), nos dijo que nos ayudaba. Y con David Cárdenas en verdad empezaron a ayudarnos. Camilo además es re pilo. El man es muy bueno. Sabe todo. La tiene clara. Él nos dijo que el nombre no iba a caer bien en Colombia porque nadie lo puede pronunciar.

Y  acá volvemos al principio. Como todos preguntaban: ¿cómo se llama la banda de los Makenzy?  Listo. Ahí estaba la solución y el nombre. Por eso lo cambiamos”

MTres.co- Y ahora tienen un proyecto y trabajo nuevos.  ¿Qué vamos a tener en él?

L.M-  “El disco tiene canciones que hicimos cuando éramos los Purple Dicks.  Cuando teníamos quince años.  Pero son canciones que maduraron. Ahora piense, grabarlas en un lugar muy bien hace que suenen re bien.

También vamos a meter algo en español, con dos o tres temas acústicos. Son las tres facetas que hemos vivido. Somos ambiciosos. Es un reflejo de lo que somos. Sentimos que ese disco es nuestro “grandes éxitos», variado y con todo lo mejor de estos diez años.

Y así la charla continuó sabiendo que Nicolás anda escuchando pop brasilero y Andrés jazz de los cincuentas. O con historias sorprendentes sobre videos y la forma de afrontar esta nueva etapa en donde seguro van a triunfar a la luz de algo que me dijo Andrés Makenzy: “El Rock es de guerreros”. Y si de eso se trata ellos lo han demostrado y van en el camino correcto.

Mauricio Tamayo Tamayo
@mautulin