Metallica en mayo de 1999: La primera descarga del metal en Colombia



Otros artículosArtículos relacionados

Se cumplen 20 años de la primera visita del cuarteto a Bogotá. Datos, curiosidades y mitos.

Mi generación recuerda este como el primer gran concierto en Colombia, éramos muy niños cuando vino Guns N’ Roses como para siquiera recordar esa fecha como algo importante.

Antecedentes ya había algunos. Rock al Parque, por ejemplo, ya estaba posicionado como un evento muy importante en América Latina, y para este caso, mencionar al festival es relevante pues fue el que convirtió al Simón Bolívar como una plaza “importante” para eventos masivos y sin duda, la primera visita de Metallica a Colombia tendría una gran movilización de personas.

En 1997 se había presentado Def Leppard en el Simón (Inicialmente se ofreció su concierto en El Campín), en 1995 Bon Jovi se presentó en El Campín ante unas 50.000 personas, demostrando que no todo era caos (como lo fue en la visita de Axl Rose y compañía).

Todo estaba dado para que llegara Metallica. La gira, llamada “The Garage Ramains The Same”, pudo presentar a un grupo lo más cercano posible a lo que miles de metaleros recordábamos de su era dorada. Esta gira prometía, además de los grandes clásicos (que para el momento ya eran todos los que hoy en día conocemos), presentar un set de covers dignos de los metaleros vieja guardia. Y así fue.

¡Fanny, Gracias!

Al César lo que es del César. Hay que darle las gracias a Fanny Mikey y al Teatro Nacional por la presentación de Metallica en Colombia. Una crisis económica aguda iniciada en 1994, un país en conflicto interno con la guerrilla y las consecuencias de dos pésimos gobiernos convirtieron a Colombia en un destino poco atractivo para bandas y conciertos… Pero Fanny salvó la patria.

Esto no es confirmado: pagar un anticipo o un fee cercano al billón de dólares era prácticamente imposible en esa época. La negociación con Metallica, gracias a un empresario, el Teatro Nacional y Fanny, logró que el grupo aceptará un anticipo que estaba entre 25.000 y 70.000 dólares más el 70 % del recaudo en la taquilla.

De no ser por eso, difícilmente se hubiese presentado el grupo en la capital.

La cifra de asistentes no es oficial

Los medios reportaron que unas 50.000 personas asistieron al Simón Bolívar ese domingo 2 de mayo de 1999. Días después, en la radio de la época se hablaba de 70.000 y hoy, 20 años después, hay medios (como El Tiempo), que aseguran que fueron 100.000 personas las que asistieron al Simón Bolívar. Una cifra que a todas luces desborda la capacidad del parque, pero que, en su condición de parque, se dio mañas de alojar a la multitud.

La producción organizó tres localidades de las cuales dos se agotaron en muy poco tiempo, lo que hizo la feria de la reventa porque no se controló la cantidad de entradas vendidas por persona. En el Simón Bolívar si no se paga la localidad cara no se ve un carajo (algo de lo que después abusaron los promotores, pero eso es otra historia). Sin embargo, eso no importó y cuando se agotaron las mejores localidades, se siguieron vendiendo decenas de miles de boletas en lo que se conoce como “Gallinero”… cuando digo decenas de miles es que cuando se miraba atrás, no se veía el final de la gente…

¿El mejor show de la historia?

Si bien Metallica venía presentar el disco “Garage Inc”, con todos los covers y lados B grabados por el grupo hasta la fecha (¡Muchos!), los antecedentes eran “Load” y “Re-load”, discos no muy bien recibidos en ese momento. Sin embargo, hay que decir que la tenían clara y más allá de todos los clásicos obligados, Metallica tocó “Fight fire with fire”, “Of Wolf and man” y “The thing that should not be”, no muy comunes para los setlists de la época.

Adicionalmente, vale la pena decir que ante la ausencia de pantallas (tan comunes hoy en día), el sonido fue el protagonista, dispuesto para que en todas las localidades (que incluyeron El Salitre, Pablo Sexto y la Cruz Roja) la música sonara de “Pu Ta Ma Dre…”

Aún recuerdo muy bien cómo sonaba “One”. En esa época Lars Ulrich todavía tocaba bien…

Los teloneros

Fueron La Pestilencia y Darkness. Dicen que fue Andrés Durán quien logró que Darkness -fanáticos confesos de Metallica-, también hicieran parte de esa gran fiesta. Hay que decir que se les notaron los nervios, pero en esa época, ¿quién no se iba a intimidar por abrirle a la mejor banda de metal del momento?

Lo que sí recuerdo es que cuando salió “La Peste”, el Simón tembló… y fue mágico.

El Guayabo…

Al día siguiente fue lunes. Muchos fueron afónicos a trabajar o a estudiar, con un dolor increíble en los pies porque las filas empezaron desde el sábado 1 de mayo y al salir del concierto hubo que caminar mucho… ¡pero mucho es, mucho!

Pero la verdadera razón del guayabo post show fue asimilar que se estuvo en un concierto de Metallica. Sí, Metallica, el mejor grupo de metal que había pisado Bogotá hasta esa fecha, en uno de sus mejores momentos, cuando no existían los smartphones ni las redes sociales, cuando de verdad se escuchaba música y había una verdadera conexión con ella.

Ese día -no con GNR- se partió la historia de los conciertos en Colombia en dos. Y qué mejor momento que 1999. Ese día vino Metallica, por primera vez, cuando nadie miraba a Colombia para conciertos, cuando nos exigieron visa y no nos querían afuera. Metallica vino, tocó, lo disfrutó y se encargó de hablar muy bien del país… Ese 2 de mayo de 1999 será una fecha histórica, por siempre.

Julián López Cortés